Los peligros de envejecer en México

Envejecer

México se está haciendo viejo. El país donde habitan poco más de 129 millones de personas está experimentando un proceso de envejecimiento poblacional que, en los próximos treinta años, cambiará radicalmente la composición social como la conocemos, llegará a la tercera edad.

Esta transformación es vista a nivel internacional como un logro de la humanidad pues, actualmente, de acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), por primera vez en la historia, la mayor parte de la población tiene una esperanza de vida igual o superior a los 60 años.

No obstante, esta realidad también representa importantes retos para nuestro país, ya que implica crear las condiciones de vida idóneas que contribuyan al desarrollo pleno de las personas mayores, algo que está muy lejos de suceder no sólo en México, sino en el mundo.

Entre 2015 y 2030 se espera que el número de adultos de 60 años o más se incremente sustancialmente en todo el planeta —especialmente en las regiones en vías de desarrollo, como México— y en muchos casos, también los abusos de los que esta población es víctima.

Para el año 2050, la cantidad de personas mayores de 60 años se duplicará llegando a 2 mil millones. De mantenerse el crecimiento de las cifras de abusos, la OMS calcula en 320 millones el número de personas de la tercera edad que se verán afectadas.

En lo que compete específicamente a México, el Instituto Nacional de Salud Pública (INSP), en su apartado ‘Maltrato a Adultos Mayores’, señala que al día de hoy el gobierno no cuenta con las capacidades para atender esta problemática.

“El acelerado crecimiento de la población de adultos mayores representa una problemática para los diferentes sectores gubernamentales, debido a que no se ha desarrollado ni la infraestructura necesaria para garantizar el bienestar de este sector de la población, ni la capacidad humana para atender profesionalmente sus muy diversas demandas”.

“La ayuda del gobierno y la pensión que recibo no me alcanza para cubrir todas mis necesidades. Además requiero de atención constante porque ya no me acuerdo bien de las cosas.

“Mis hijos son los que pagan mi estancia. Y aunque me vienen a visitar y aquí hay muchas personas, me siento sola. Pero no los culpo por no poder tenerme en su casa, ellos están haciendo su vida y eso no es fácil”.

UNA PROMESA POR CUMPLIR PARA LA TERCERA EDAD

Con la llegada de Andrés Manuel López Obrador (AMLO) al poder, las personas de la tercera edad en México pensaron que la desfavorable situación en la que muchos de ellos se encuentran mejoraría radicalmente, sin embargo, al día de hoy, siguen a la espera de este cambio.

Desde su campaña a la presidencia de la República, el tabasqueño señaló que de alcanzar su objetivo, una de sus prioridades sería dar atención a los adultos mayores.

Ya en Palacio Nacional y como jefe del Ejecutivo, López Obrador inauguró el 13 de enero de este año, desde el Estado de México, el Programa de Pensión para el Bienestar de las Personas Adultas Mayores, donde indicó que la iniciativa es de carácter universal y constitucional, por lo que se incluye también a pensionados y jubilados que antes no recibían este apoyo.

Además, anunció que en el Presupuesto de Egresos de la Federación 2019 se destinaron 100 mil millones de pesos a este programa. Sin embargo, los tiempos en los que se dijo se implementaría se extendieron, lo que provocó reclamos entre los beneficiarios.

Ante esta situación, Andrés Manuel López Obrador explicó durante su conferencia matutina del 19 de junio pasado que los retrasos se han debido a que los padrones no están bien regulados, pero que ya se tiene un avance del 90 por ciento.

“Ya está el censo de cuantos son adultos mayores. Estamos halando como de un millón 500 mil asegurados del IMSS, resulta que los padrones no están bien hechos. Llevamos cuatro meses pasando los padrones del seguro al padrón general. Llevamos como el 90 por ciento. En general debemos apoyar a 8 millones 500 mil adultos mayores este año.”

Finalmente dijo que a pesar de los retrasos también se han dado avances, ya que ahora se entrega el doble de dinero que en el sexenio pasado: 2 mil 550 pesos al bimestre, una cantidad que, de acuerdo con la señora Catalina Nava, beneficiaria del programa y residente del asilo Fundación para Ancianos Concepción Béistegui, “ayuda pero no soluciona nada”.

 

COLIMAMEDIOS COLIMA MEDIOS MEDIOS COLIMA COLIMA NOTICIAS NOTICIAS COLIMA MEDIOS INFORMATIVOS DIGITALES DIARIOS COLIMA COLIMA DIARIOS NOTICIERO LINEA PERIODICO DIGITAL

Comentarios

comentarios